Nuez Maya en Jamaica. Un 95% de los troncos que se ven en la foto son de la Nuez Maya! Erika Vohman photo

¿Qué es la Nuez Maya?

La Nuez Maya es la semilla de un árbol tropical enorme, Brosimum alicastrum, de la familia de los higos (Moraceae). Fue el alimento principal de las culturas prehispánicas en todo el neo trópico, quienes probablemente lo comían cocido con ceniza. También lo protegían porque atraía a sus presas preferidas (venado, jabalí, tapir, tepezcuintle, entre otros). La Nuez Maya fue uno de los árboles más comunes en el neo trópico, con un rango de distribución natural desde México hasta Brasil. En algunas regiones, como la costa pacífica de México y Centroamérica, y casi la totalidad de Jamaica y Cuba, la Nuez Maya era la especie dominante en enormes áreas de bosque, cubriendo millones de kilómetros cuadrados, desde el mar hasta las montañas. Estos “bosques alimenticios” fueron muy importantes para civilizaciones antiguas y también para miles de especies de aves, otra fauna e insectos.

Los monos saraguates y araña consumen las hojas y frutas de la Nuez Maya y son importantes dispersores de las semillas.

Los monos saraguates y araña consumen las hojas y frutas de la Nuez Maya y son importantes dispersores de las semillas.

Estimamos que aún nos quedan menos del 5% de los bosques de Nuez Maya. Los que sobreviven son de alta importancia para la biodiversidad, conservación de fuentes de agua, y para la humanidad por ser un alimento altamente productivo, nutritivo y resistente a los cambios climáticos. En América Central y México, los bosques de Nuez Maya son los últimos refugios para mamíferos y aves en peligro de extinción, como el jaguar, el ocelote y la guacamaya roja. La Nuez Maya también juega un rol importante para la supervivencia de los seres humanos. Esto se ha demostrado recientemente cuando miles de familias y comunidades han sobrevivido hambrunas, sequías y guerra, con el consumo de Nuez Maya cuando no había otros alimentos disponibles. La Nuez Maya es un verdadero “Árbol de la Vida”

Maya Nut Institute trabaja en el rescate de los conocimientos perdidos sobre la Nuez Maya para alimento, forraje y servicios ambientales en comunidades rurales en todo el rango de distribución histórica del árbol.

Agricultores queman bosques de Nuez Maya para sembrar maíz en Petén, Guatemala. Erika Vohman

Desafortunadamente, hoy en día, el valor alimenticio de la Nuez Maya ha sido casi olvidado. La gente lo corta para leña y elimina los bosques para sembrar maíz y otros cultivos anuales. El ganado que pasta libre se alimenta de las plántulas de Nuez Maya en los bosques y dejan solo los árboles viejos. Estos bosques algún día morirán y no serán remplazados por falta de árboles jóvenes.  Debido a esto, la Nuez Maya se encuentra localmente extinto en muchas áreas donde antes era abundante. Cada día los bosques sanos de Nuez Maya son más escasos. La pérdida de estos bosques pone en peligro el bienestar de las comunidades de humanos y de animales.

Algunos testimonios de comunidades rurales…

“Mis abuelos consumían Nuez Maya, me comentaron sobre él, pero nunca me lo preparaban. Nunca lo había probado hasta cuando ustedes vinieron para dar el curso y elaborar recetas. Me gusta mucho, es muy buena comida” – Lucía Rodríguez de Flores, Guatemala

“Acá tuvimos una sequía que duro 7 años. El maíz murió, no cosechamos nada. Hasta los plátanos se secaron y no dieron fruto. Fuimos toda la familia al bosque para buscar comida. Allí encontramos Ojoche (Nuez Maya) y esto lo comimos para varias semanas. Fue lo único que teníamos para comer. Sin la Nuez Maya todos hubiéramos muerto” Juan José Lora, Cosigüina Nicaragua

“Durante la guerra mi papá no pudo sembrar. No pudimos ni salir de la casa, fue tanto el peligro. En las noches salió mi abuela a traer Ojushte (Nuez Maya) de los árboles a la orilla del rio. Lo comimos crudo porque era demasiado peligroso prender fuego para cocinar. Nosotros sobrevivimos casi un mes comiendo Ojushte y otras cosas que trajo mi abuela. ¡Ella salvó nuestros vidas, el Ojushte nos salvó!” Elvia Sanchez, Morazan, El Salvador